Lunes, 18 de Marzo de 2019

El SAOCOM 1B estaría en órbita en Diciembre

El satélite se encuentra en etapa de construcción y pruebas, pero sigue los procedimientos realizados para el 1A. Si todo sale a fin de año se lo llevará a Estados Unidos para su lanzamiento.

Si todo sale tal y como está planeado en Diciembre de 2019 Argentina tendrá su segundo satélite con radar en órbita, el SAOCOM 1B. Este ingenio comparte el mismo diseño con el 1A, los satélites fueron pensados para trabajar en conjunto.

Actualmente se está trabajando en la construcción de la antena del 1B. Los sietes paneles que la componen fueron diseñados por la Comisión Nacional de Energía Atómica y están siendo ensamblados y probados en Córdoba, en el centro espacial Teófilo Tabarnera.

La siguiente fase supone la unión de la antena al cuerpo principal del satélite. Esta tarea se realizará en las instalaciones del Invap de Bariloche, Rio Negro. Allí se realizará una nueva serie de pruebas.

A principios de Diciembre el satélite iniciaría su viaje a los Estados Unidos, para ser lanzado al espacio a través de la compañía SpaceX.

El trabajo realizado reproduce los procedimientos que se implementaron para el 1A. Los encargados del proyecto han considerado que los resultados fueron muy buenos y eso les suministra una gran cuota de seguridad y tranquilidad para el nuevo satélite. También se ha logrado ahorrar una gran cantidad de tiempo.

Los satélites trabajarán en conjunto y ocuparán las misma órbita. También formarán parte del Sistema Italo Argentino de Satélites para la Gestión de Emergencias.

Cualidades

Los SAOCOM se caracterizan por utilizar radares en vez de un sistema óptico. Los datos recabados de esta manera son capturados y enviados para procesar en tierra, en este caso en la estación de recepción de Córdoba. Allí se producen las imágenes en base a la información recibida. Los SAOCOM son utilizados mayormente para monitorear el clima. Son capaces de detectar la humedad del suelo, el estado de los glaciares, establecer los riesgos de inundación, crear mapas que muestren la evolución de las plagas en campos de cultivo y realizar estudios urbanos.

Imagen: INVAP (Archivo)

Últimos lanzamientos Ver más