iPhone 5s - RedUSERS

iPhone 5s

La última versión del smartphone más deseado del planeta trae pantalla de 4″, lector de huellas digitales, doble flash y cámara lenta. ¿Vale la pena cambiar?
Por: Andrés Fiorotto [tw: @andresfiorotto] / MAR, 26 / NOV / 2013
Juan Castiglione Review: iPhone 5s La última versión del smartphone más deseado del planeta trae pantalla de 4″, lector de huellas digitales, doble flash y cámara lenta. ¿Vale la pena cambiar?

Ya hicimos el unboxing y el posterior análisis del iPhone 5c, la versión económica de la última generación de smartphones de Apple. Ahora le toca el turno a su «caballito de batalla»: el iPhone 5s, con el que la firma pretende sacar a relucir todo el potencial que tiene para dar en el rubro. Lo probamos a fondo durante varias semanas, acá nuestras impresiones.

Unboxing

El equipo se presenta de la manera tradicional: caja de cartón con tapa que cubre la parte superior y los laterales. Al retirarla aparece el teléfono, cubierto por dos láminas transparentes (frontal y posterior), y posado sobre la bandeja plástica que lo separa del resto del packaging.

 

 

Debajo de la bandeja un sobre con las características básicas del equipo, las calcomanías de Apple y la garantía. Ya pasando a los accesorios, lo mismo que se ofrece para el iPhone 5c: cargador con puerto USB, el cable con el nuevo conector para iPhone y iPad (para carga y sincronización) y los populares auriculares Earpods, de los cuales también hablamos en la review del iPhone 5c.

La sensación al primer contacto es la misma que para el iPhone 5. Más allá de la calidad de los plásticos que se pudieran haber utilizado en el 5c, sentir la estructura de aluminio nos genera la sensación de robustez que buscamos. Está bien. Es sólo una sensación, pero todo suma cuando se desembolsa el costo de un equipo de estas características.

 

Retiramos los plásticos protectores y por supuesto lo primero que salta a la vista, en cuanto a diferencia estética, es la falta del cuadrado dibujado sobre el botón de Home. Claro, es que ahora, además de botón, ahí tenemos al ultra promocionado lector de huellas dactilares, y al que ya nos dedicaremos.

Seguimos repasando las diferencias superficiales y la segunda que llama la atención es la aparición del doble flash de LED y los colores de los bordes (y ni hablar si conseguimos un modelo en dorado, por ejemplo).

Por suerte conservaron las mismas dimensiones y peso que en el iPhone 5. Decimos «por suerte» porque lograron un buen equilibrio para una pantalla generosa que a la vez no resulte incómoda de llevar en el bolsillo. ¿Podrían haberlo hecho mejor? Sí. Pero también podrían haberlo hecho peor.

Para tener en cuenta: la cara posterior sigue siendo tan resbaladiza como siempre. Así que atentos soltar el teléfono descuidadamente sobre la mesa, porque es probable que se desplace más de lo que esperamos y termine en el piso. O a ponerle una funda con «grip».

 

Características técnicas

De más está decir que estamos ante el iPhone más poderoso desarrollado hasta el momento, pero si sólo pusiéramos la tabla con las características resultaría difícil hablar de «qué tan poderoso». Para esto lo mejor es comparar, y en este caso la comparación la haremos con la propia Apple. O sea, veremos qué tanto ha evolucionado iPhone desde su versión 4 (no nos vamos a ir tan atrás) hasta la 5s, pasando por 5 y 5c que comparten hardware interno.

 

Equipo/Características iPhone 4s iPhone 5/5c iPhone 5s
CPU A5 Dual-Core a 1 GHz. A6 Dual-Core a 1.3 GHz A7 Dual-Core a 1.3 GHz
GPU PowerVR SGX543MP2 PowerVR SGX 543MP3 (Triple-Core) PowerVR G6430 (Quad-Core)
RAM 512 MB 1 GB DDR2 1 GB DDR3
Pantalla 3,5 pulgadas a 330 ppi 4 pulgadas a 326 ppi 4 pulgadas a 326 ppi
Conectividad móvil máxima HSDPA a 14.4 Mbps LTE a 100 Mbps LTE a 100 Mbps
Cámara principal 8 MP, 1,4 µm, HDR, con flash de LED 8MP, 1,4 µm, HDR, panorámica estándar, con flash de LED 8 MP, 1,5 µm, HDR, panorámica HDR, con doble flash de LED.
Video 1080p a 30 fps con estabilización 1080p a 30 fps con estabilización 1080p a 30 fps con estabilización, y 720p a 120 fps
Batería 1432 mAh (8 horas de charla en 3G) 1440 mAh (8 horas de charla en 3G) 1560 mAh (10 horas de charla en 3G)

A simple vista queda claro que el salto es más notorio cuando se pasa de la versión 4 a la 5s. Aquí son varios los factores que se suman: pantalla, procesador, velocidad de la conectividad, funciones de la cámara y mucho más.

Ahora bien, si el salto es del 5 o 5c al 5s, la cuestión se centra en una mayor potencia de procesamiento gráfico secundada por una memoria DDR3, la aparición de la función HDR secundando a las imágenes panorámicas, el doble flash de LED,  la grabación de video que a 720p triplica la cantidad de cuadros por segundo (120 fps) para cámaras lentas muy bien definidas, más autonomía y, por supuesto, el sistema de detección de huellas dactilares.

 

Ejemplo de una panorámica tomada con la función HDR (sólo posible en 5s).

Ejemplo de una foto con el zoom digital al máximo.

Rendimiento

Como mencionamos en la review del iPhone 5c, no encontramos en la tienda aplicaciones que «expriman» al hardware de este teléfono, y mucho menos al del 5s. Sí aparecieron propuestas a las que el 4/4s no les alcanza.

Ahora bien, que una aplicación se desenvuelva bien en un equipo no implica que pueda hacerlo mejor. Y eso pasa cuando enfrentamos al 5/5c con el 5s. Sólo usando la cámara nos damos cuenta. Podemos pulsar repetidas veces el botón de disparo tan rápido como podamos (aún con la función HDR activada) y con cada pulsación obtendremos una foto.

Lo mismo ocurre al hacer una panorámica con la misma función HDR activada, cosa que por potencia de procesamiento sólo se puede hacer en el 5s.

Y en esto de funcionar bien/funcionar mejor, los juegos -como siempre- son los que sí se encargan de sacarle hasta la última gota al rendimiento. Uno de los exponentes que se encarga de diferenciar al 5 del 5s es Infinity Blade III, que en este último se mueve de una forma claramente más fluida y aparecen texturas más elaboradas.

La navegación web es otro punto que marca una notable mejora entre la serie 4 y esta última 5s. Mientras que en el primero una web como RedUSERS demora unos 10 segundos en descargarse y renderizar, en el 5s ese tiempo de reduce a apenas 1 o 2 segundos. Estos datos en base al uso de Safari bajo iOS 7 y una conexión Wi-Fi con un acceso a Internet de 8 Mbps para ambos equipos.

La cámara lenta

Más allá de la capacidad de la cámara de grabar a 120 fps (sólo en 720p), el software de la cámara incluye su propia herramienta para apreciar y compartir el efecto de cámara lenta al instante. Esto es un dato no menor, ya que en otros casos de cámaras con la misma función se debe esperar a que el vídeo se descargue a una computadora para allí aplicar la reducción de la velocidad mediante un software de edición.

Cuando un vídeo es grabado a 120 fps aparece, en la línea de tiempo, un segmento marcado por barritas verticales que podemos ajustar en base a la parte del video que queremos se vea lentamente. Luego de eso no hace falta esperar a que se procese el material. Al instante pulsamos el botón de reproducción y vemos lo que hemos creado.

El lector de huellas digitales

Otro de los grandes anuncios para este iPhone 5s. Luego de la presentación del desbloqueo por reconocimiento de rostro de Android Ice Cream Sandwich se especuló durante mucho tiempo cuál sería la contraofensiva de Apple en esta búsqueda de un sistema que remplace al código numérico o la secuencia de puntos. Finalmente esto es tangible (de hecho debemos tocarlo para que funcione, je).

En principio es excelente la idea de incorporarlo en el propio botón de Home. Sin dudas hace a la practicidad de uso. A nivel de software, el agregado aparece en el apartado de configuración, donde en principio podemos activar el desbloqueo por esta vía (herramienta que también sirve para validar compras en la tienda) y luego configurarlo con tantos dedos como queramos.

Para la configuración el sistema nos propone apoyar el dedo en diferentes posiciones, de manera de abarcar toda el área de la yema posible. Son unos 30 a 40 segundos por dedo que demanda el proceso, durante el cual el sistema -representación gráfica mediante- nos informa del progreso. Una vez terminado, y con los dedos que hayamos configurado, podremos desbloquear sin necesidad de pasar por el ingreso del código (aunque éste sigue presente si deseamos usarlo).

En nuestras pruebas la configuración no presentó problema alguno, aunque no hay ningún indicador en este punto que nos marque exactamente cómo se está formando el patrón de la huella digital. Lo que vemos en pantalla es una representación gráfica a modo de «barra de progreso» (una simulación de una huella dactilar que se va formando), pero nada en concreto.

Resaltamos este punto porque, habiendo configurado varias veces el sistema con todos los dedos de la mano, a decir verdad no fueron pocas las ocasiones en las que debimos repetir una y otra vez el toque de dedo en diferentes posiciones para lograr el desbloqueo. Daba la sensación que el sensor, durante la configuración, no había llegado a interpretar del todo el patrón de nuestra huella. Finalmente terminábamos acudiendo al desbloqueo por el código numérico, bastante frustrados.

Vale la aclaración: fue una experiencia puntual con un equipo, aunque el proceso de configuración y reconfiguración se repitió una decena de veces. También vale reconocer que hemos sido testigos de casos donde esto ha funcionado de maravillas. ¿Problemas de sensor con alguna partida? Será cuestión de estar atentos a los foros.

Desde la otra vereda

Por Nicolas Fantagossi  *

Más allá de que no comparta muchos de sus valores, debemos reconocer que Apple es una de las mejores empresas de su ámbito. En su búsqueda constante de la perfección (según ellos) no dejan absolutamente nada al azar. Sus terminales poseen un diseño muy cuidado, una precisión en la construcción y los detalles muy por encima de la media; y una experiencia de uso simplemente excelente.
Por ello incluimos este recuadro para los interesados en conocer un poco más acerca de las diferencias entre la experiencia de uso de un iPhone, en comparación con otros terminales. Como usuario de Android, estoy muy conforme con el mismo, pero eso no significa que no posea defectos y cosas que cambiaría. Por ello, quisiera remarcar los aspectos que más me gustaron y otros que no tanto, de la experiencia que ofrece el nuevo iPhone 5S.

En primer lugar, el sistema operativo, iOS 7, es excelente. Súper fluido, sin lags (se comenta que ahora tiene pantallazos azules, pero yo no tuve ningún drama). La optimización de este equipo está por encima de la media en Android. En esta última versión, también acertaron al agregar accesos directos a las configuraciones como Wi-Fi, Bluetooth y demás, como ya conocemos en Android.
En cuanto al catálogo de apps, es excelente. Tal vez discutiría un poco la decisión de que para ingresar hay que tener Apple ID, y para tener la ID, hay que poner los datos de una tarjeta de crédito. Conozco algunos usuarios que por no poner sus datos de tarjeta, ya sea por desconfiados o porque no poseen, se pierden todo el chiste de un dispositivo como este. Más allá de este pequeño desliz, en la App Store hay una amplia gama de apps para casi cualquier uso y puedo afirmar que casi prácticamente todas ellas funcionan de manera excelente. ¿Por qué? Simplemente porque para publicar en esta tienda, las apps son revisadas para no bajar el estándar de calidad que Apple promete con sus terminales.
Por último, y para no extenderme demasiado, quisiera nombrar lo que en mi opinión hace que Android sea mi elegido: la personalización. Por ser de código abierto, Android es más “amigable” con las modificaciones. Lo que permite que, para aquellos que lo deseen, no exista otro terminal igual al suyo. En contraposición, más allá del fondo de pantalla, no hay mucho que podamos hacer en iOS. En mi opinión, esta estandarización hace perder parte de lo que nos hace únicos, nuestros gustos y preferencias reflejados en nuestras cosas.

* Nicolás es nuestro reviewer especialista en terminales Android

Conclusión

Terminada la serie de pruebas y grabaciones de video, miré a mi esposa y le dije «acabo de llegar a la conclusión de que necesito un iPhone 5s«. Dejando de lado la mirada amenazante y su extraño nuevo hobby de dedicarse a la arquería, creo que finalmente Apple consiguió con este modelo lo que se había propuesto.

En una región donde acceder a un iPhone de última generación está lejos de ser una compra cotidiana, la mirada crítica sobre los equipos es mucho más fina y por algo el iPhone 4 sigue siendo todavía un equipo muy vigente. Pero no son pocas las condiciones que reúne esta nueva propuesta para justificar el salto. Seguramente no ahora, ya que lo reciente de la noticia hace que los precios del mercado sean hasta disparatados. Pero sin dudas la experiencia móvil de Apple tendrá un crecimiento cualitativo a partir del hardware que propone esta nueva generación de teléfonos.

Creo seriamente que la serie 5 tiene mucho más para ofrecer de lo que vimos en estas primeras semanas.

Pros

– El equipo se muestra sólido y cómodo de llevar en el bolsillo.
– Las potencia de procesamiento gráfico.
– Las funciones adicionadas a la cámara.
– El sensor de huellas dactilares.
– Mejora en la autonomía.

Contras

– La carcasa sigue siendo resbaladiza.
– La cámara lenta sólo funciona en 720p.
– El sensor de huellas no tuvo la precisión que esperábamos.
– Un costo muy elevado para los países donde Apple no opera.

 

Puntajes

Pantalla: 9
Hardware: 10
Batería: 9
Cámara: 9
Diseño: 9
Relación costo/Beneficio: 8

Puntaje total: 9

Andrés Fiorotto
RedUSERS Labs

¡Comparte esta noticia!

Últimos lanzamientos Ver más

 RedUSERS