Viernes, 5 de Julio de 2019

Australia demanda a Samsung por publicidad fraudulenta

El ente regulador de dicho país ha señalado que los anuncios de la compañía promueven la idea de que los teléfonos de la marca pueden soportar el agua salada o utilizarse en las piscinas. Sin embargo carecen de dicha capacidad.

Algunos países son más serios o estrictos que otros a la hora de hacer respetar ciertas leyes.

Si una empresa lanzara en América Latina una campaña publicitaria en la que uno de sus productos parece tener propiedades más allá de lo que dicta el sentido común es probable que simplemente cause la burla del público. Pero en Australia nadie se está riendo, en cambio el ente regulador de defensa al consumidor ha decidido demandar a Samsung.

Según la Comisión Australiana del Consumidor y la Competencia (ACCC), la compañía de origen surcoreana ha realizado falsas declaraciones sobre las propiedades de sus productos. Para ello se ha basado en más de 300 anuncios.

En los anuncios se muestran personas utilizando los teléfonos de Samsung mientras nadan o surfean.

El caso

La ACCC señala que Samsung promueve la idea de que sus dispositivos pueden exponerse al agua del mar, o utilizarse en las piscinas y que esto no afectaría el funcionamiento.

Sin embargo, los anuncios también señalan que los productos tienen un nivel de protección contra el agua de IP68, lo que el ente regulador advierte resulta insuficiente para resistir los ambientes mencionados. Además, el mismo sitio web de Samsung advierte que los artefactos, tales como el Galaxy S10, no deben ser utilizados en la playa o las piscinas.

Respuesta

Samsung ha respondido que defenderá su posición y reivindicado sus anuncios. Sin embargo resulta difícil imaginar cómo podrá explicarse cuando en un mismo anuncio contradice la información que brinda.

Si la empresa es considerada culpable tendrá que pagar una importante multa.

Galería de Imágenes

Últimos lanzamientos Ver más