Por: Andrés Fiorotto [tw: @andresfiorotto] / Lunes, 14 de Noviembre de 2011

Brightstar y todo lo relacionado a la fabricación de BlackBerry en Tierra del Fuego

Nuestra tecnología y capacitación es la misma que encontrarán en Canadá, México o Brasil, aseguró Bonifacini. En la segunda parte de esta nota, comprobamos si esto es verdad. Una entrevista y un desafío muy jugoso, en un informe que entregamos por partida doble: en texto y en video, para que no se pierdan ningún detalle.

¡Llega el primer informe de la visita de RedUSERS a Tierra del Fuego! En este caso con una entrevista a Hugo Bonifacini, Gerente de Relaciones Gubernamentales e Institucionales de Brightstar, empresa fue noticia hace muy poco por haber sido la elegida por BlackBerry para su producción nacional.

En una extensa pero distendida charla, hablamos con Hugo del crecimiento de la industria, su estructura, las diferencias entre lo importado y lo nacional, los precios, si se fabrica o ensambla, y todas esas dudas que nos han ido trasladando en los comentarios de las previas.

Pero esta es apenas la primera parte del informe dedicado a esta empresa, ya que en una segunda entrega bajamos a la planta para hacer un recorrido en video por sus instalaciones, y comprobar por nuestra propia cuenta lo que aquí se dice, además de muchísimas otras cosas interesantes.

 

¿Qué es Brightstar?

– Brigtstar es una empresa global dedicada, desde su nacimiento, a proveer servicios a todo lo que es tecnología wireless. A partir de su instalación en la Argentina sigue este concepto, pero con toda una red de distribución para carriers y empresas de telefonía, aunque radicados en Buenos Aires.

En 2004 decidimos incursionar en el proceso de fabricación de telefonía celular, a partir de un decreto nacional que nos permitió instalarnos en Tierra del Fuego.

Desde entonces, y a pesar de los altibajos que hemos tenido, hemos producido de manera continua y felizmente podemos decir que hoy estamos en un crecimiento exponencial.

 

¿Qué marcas y productos están saliendo de esta fábrica?

– Cuando nos instalamos en Tierra del Fuego empezamos produciendo únicamente para Motorola y la gama de productos de Nextel. Así fue hasta fines de 2009, cuando el gobierno nacional decide implementar la Ley de Impuestos Internos a partir de la cual las grandes marcas decidieron establecerse en Tierra del Fuego y empezar a producir.

Por febrero de 2010 la firma Samsung decide venir a fabricar a la isla con nosotros y a los dos meses hace lo propio LG.

Pasado el tiempo, y luego de decisiones estratégicas en Argentina, el 3 de octubre de 2011 lanzamos la producción de la firma BlackBerry, y ya estamos planeando para 2012 el inicio de la producción para HTC.

 

¿Qué estructura les demanda esto?

– Te voy a dar un par de datos que te van a permitir tomar una real dimensión de lo que esto ha cobrado. Por diciembre de 2009 éramos casi 40 empleados, con una producción que en el mejor de los casos rondaba los 30.000 teléfonos por mes.

Hoy somos 750 empleados efectivos y vamos a estar cerrando el próximo año calendario con una producción estimada en 7 millones de unidades, en contrapartida a las 300.000 que obtuvimos en 2009.

Pero si a eso le sumamos todas las actividades que involucran esos 750 empleados efectivos (transporte, comida, cafetería, vestimenta, etc.), estamos hablando de 2.500 a 3.000 puestos de trabajo indirectos.

En lo que tiene que ver con la estructura, la llegada de estas empresas implicó una inversión multimillonaria, ya que cada una de las marcas ha replicado sus operaciones de otras partes del mundo en Tierra del Fuego. O sea, la isla no es una planta productora de segunda categoría. Ellos hacen un modelo a escala exactamente igual a lo que tienen en Corea, en Malasia o en cualquier otra parte de Asia.

Por ejemplo, en el caso de BlackBerry, tenemos replicada la misma línea de producción que la se encuentra en Canadá, México o Brasil, y así con todas las marcas.

Se hace una escala en relación a la cantidad de producción, pero los estándares de calidad son los mismos y el entrenamiento de la gente es el mismo. Incluso, cuando nos enfrentamos a la producción de productos de alta gama, nuestros ingenieros y técnicos viajan al exterior para capturar la tecnología, los procesos y los estándares de calidad, y aplicarlos aquí.

Hoy podemos decir que, tras una curva de aprendizaje, estamos satisfaciendo el 100% de las expectativas que BlackBerry tenía para con nosotros y con la mano de obra argentina; la cual en un principio desconocían.

 

Tomando a BlackBerry como ejemplo. ¿No hay entonces diferencia entre lo que estaba llegando importado y lo que sale de esta planta?

– Absolutamente ninguna. Puedo desafiar a cualquiera de los lectores a que le saque las estampillas de origen a un BlackBerry producido en Tierra del Fuego y a uno de Canadá, y si alguien encuentra la diferencia me ofrezco a regalarle el teléfono.

 

¿Cómo están posicionados en la relación a la oferta-demanda del público, principalmente a partir de las restricciones a la importación? Porque en el inconsciente colectivo está instalado que ustedes podrían no estar en condiciones de satisfacer sus necesidades.

– Lo que yo te puedo decir es que hoy por hoy estamos cumpliendo con las expectativas y planes de producción que BlackBerry ha demandado para nosotros, y para los modelos que están planificando para su portfolio en Argentina.

Sin temor a equivocarme, yo diría que no se preocupen que BlackBerry ya está abasteciendo al mercado. Obviamente son ellos los que manejan sus políticas comerciales de distribución. Pero uno tiene que entender que si han decidido producir acá, e invertir lo que invirtieron, y si a la vez estamos cumpliendo con sus expectativas, creo que ese desabastecimiento que vos comentabas que ha pasado tiene que estar siendo revertido en este momento.

 

Otra cuestión instalada es el hecho de que “fabricado en Argentina” es sinónimo de más barato. ¿Esto es así o no, y por qué?

– La mayoría de nuestros productos se fabrican y venden para los carriers. Entonces es muy difícil hablar de una estrategia de precios, y que el producido nacional signifique más caro o más barato en relación a lo importado.

En realidad muchas veces se crean esos mitos colectivos, pero para nosotros, que somos netamente fabricantes, ya que recibimos los materiales tanto nacionales como importados y los producimos para entregarlos a los carriers, todo lo que sean políticas de precios están más relacionados a las prestadoras de telefonía, las marcas y sus promociones.

Teniendo en cuenta que todas las grandes marcas decidieron producir en Argentina, con los beneficios que han tenido por eso, entiendo que no han impactado en el consumidor desde ese punto de vista.

No te olvides que estamos hablando de la misma calidad, la misma tecnología y producido en Argentina, algo que se viene pregonando desde hace muchísimos años.

Entonces, entrar en una comparación de “más barato o más caro”, queda en un segundo plano, considerando que esto es muy variable acorde a cada uno de los carriers.

 

Respecto a esto que venimos hablando, hago una pregunta directa y quizás hasta descontextualizada, pero que es eje de una discusión importante: ¿son fabricantes o ensambladores?

– ¡Qué buena semántica! Siempre Tierra del Fuego ha estado, para el común denominador de los consumidores, en la discusión de si ensambla o fabrica.

Yo te voy a decir qué hacemos, y quizás lleguemos a la conclusión. Hoy el proceso productivo de celulares tiene una serie de pasos y requisitos que se exigen y son auditados constantemente por autoridades locales y nacionales –de hecho existen organismos de control que se dedican a eso-, y que si uno no los cumple no podemos obtener el certificado que nos permita llevar los productos a los grandes centros de consumo.

Todo ese proceso demanda no sólo pasos de ensamble, sino que tiene requisitos de agregados de productos que deben ser nacionales, y que llevan a un producto final que uno podría decir que no es un mero ensamble.

Como referencia, te cuento que tenemos la obligación por ley –y de hecho sentimos que así tiene que ser- que todo lo que sea packaging, etiquetas, bolsas, cajas, bandejas y todo lo que haga al embalaje final debe ser de origen nacional. Todo lo que hoy se pueda fabricar en Argentina, el proceso de celulares lo está incluyendo. Es una de las pocas actividades en el país que hace esto.

Si vamos a la producción, parte de lo que recibimos es 100% argentino y está generando trabajo a gente que produce una caja, por ejemplo, a partir de la pulpa. Yo me considero parte de esa cadena que es de producción, y no de ensamble.

Y cuando traemos los materiales que son realmente importados, se compra lo que no se produce en Argentina. Por ejemplo, Argentina no produce pantallas de LCD o una Super AMOLED. No producimos los componentes de una placa, como tampoco la cámara que lleva un celular.

Argentina no es especialista en esa producción, pero sí es especialista en otras y a esas las estamos incorporando.

Pero eso que compramos afuera, es lo mismo que compra todo el mundo. Porque no existen cientos de fábricas en el mundo que se dediquen a producir esos componentes que te mencioné.

Tomemos un auricular manos libres como ejemplo. Hay 2 o 3 fábricas en el mundo que producen cientos de millones de unidades para las diferentes marcas y sólo ellos son los que se dedican a distribuir eso.

Pasemos a pantallas de LCD. Yo vengo de una industria Holandesa que se dedicaba a producir televisores, y los fabricantes de las pantallas LCD eran solamente dos a nivel mundial, y de ahí se abastecía para todo el mundo.

En resumen, el material que yo recibo para fabricar es el mismo que recibe la fábrica de la zona franca de Manaos, o los de México en la famosa maquila o los que usa la propia BlackBerry en Canadá. Es el mismo proveedor, y en muchos casos el único, que nos abastece a todos.

Y otro detalle importante. Muchos dicen, ¿pero no pueden aunque sea fabricar la tapa del BlackBerry? Pero, ¿cuánto es la vida útil en el mercado de un teléfono? ¿Seis o siete meses, como mucho? ¿Y cuál es el volumen que tenemos que producir para el mercado local? Supongamos 20.000 unidades mientras dure en el mercado.

El problema es que los diferentes modelos no repiten la misma tapa, todas son diferentes. Y es imposible para una empresa local armar una tapa, con todo lo que implica en diseño, moldes y aprobación, más la matriz de aluminio que cuesta unos 400.000 dólares, para que se emplee en sólo 20.000 teléfonos y luego descartarla. ¿Cómo amortizarías eso? ¡Tendríamos que vender el teléfono más caro del mundo!

El dinamismo que tiene este rubro, con empresas que pelean por quién lanza lo mejor y antes, hace imposible amortizar cosas como esas.

 

Andrés Fiorotto | Enviado especial RedUSERS
@andresfiorotto 

 

El video con la entrevista completa

http://www.youtube.com/watch?v=QU3ujxOUIf8

Galería de Imágenes

 Do NOT follow this link or you will be banned from the site!