Viernes, 21 de Febrero de 2020

Presentaron el nuevo proyecto para la ley de Economía del Conocimiento

El gobierno había suspendido los beneficios de la versión anterior del regimen para empresas tecnológicas. Luego de la confusión inicial y tras reunirse con varios líderes del sector se dio forma a una ley que busca enfocarse en las pymes y la generación de empleo.

El nuevo proyecto de Ley para la Economía del Conocimiento ya está listo y tiene como objetivo mantener mucho del espíritu de su primera versión, pero corregir los parámetros de su implementación.

Un punto clave es la orientación de la ley en favor de las pymes.

Sin embargo, a pesar de que el enfrentamiento entre el actual gobierno y Mercado Libre pareció haber sido un factor en el cambio de política, las grandes tecnológicas del país no han sido excluidas.

El gobierno las reconoce como posibles beneficiarias no solo por el impacto económico de sus actividades sino también su valor simbólico.

De hecho la industria del software es una de las más fuertes del país, aunque a gran distancia de la agricolaganadera. Sería irracional para cualquier administración ponerse en contra de las principales empresas de uno de los sectores que más impacto positivo ha tenido en los últimos años.

Beneficios y empleo

Los beneficios más importantes se mantienen. Las empresas que accedan al régimen tendrán una reducción en el impuesto a las ganancias (60%) y los aportes patronales (70%).

Estos beneficios están sujetos a la cantidad de empleados y la generación de empleo.

Una pyme puede tener hasta 3745 empleados (7 veces la cantidad de una pyme tramo II) incluidos en la reducción de aportes. Una empresa con más empleados solo accede al beneficio hasta la cantidad ya mencionada, sin embargo, si contrata más personal, el beneficio se aplica a los nuevos empleados.

Desde el gobierno se explicó que actualmente las empresas beneficiadas con la ley tienen menos empleados que los establecidos por el nuevo máximo.

Además, existen beneficios adicionales para la incorporación profesionales con posgrados, mujeres, discapacitados o personas que habitan zonas de menor desarrollo. Si una empresa incorpora personal de estos grupos los descuentos en ganancias pasan a ser del 70% y los de aportes patronales del 80%, considerando además todos los empleados.

Flexibilidad y estabilidad

Algunos requisitos han sido reducidos. Estos son: el porcentaje de inversión destinado a investigación y desarrollo y el nivel de las exportaciones dentro del negocio de la empresa.

La mayor pérdida para las empresas es la ausencia de una cláusula de estabilidad fiscal, que estaba presente en la ley anterior y se extendía por 10 años. En cambio se ofrece estabilidad de beneficios por el periodo que dure el régimen.

Participación

Para ser elegible para el régimen de promoción las empresas deben tener una facturación de al menos el 70% en relación a actividades de economía del conocimiento. Esta distinción tiene como objetivo evitar incluir a las compañías que simplemente utilizan alta tecnología como un recurso entre otros.

Últimos lanzamientos Ver más