JUE, 15 / JUL / 2021

China implementa control de movimientos a través de sistema de identificación facial

Un rebrote del virus causante del Covid-19 ha hecho que las autoridades se decidan a implementar los mecanismos más severos.

China ha combatido la pandemia utilizando técnicas y mecanismos que en otros países serían de difícil implementación y que cuando han sido intentados han producido graves conflictos.

El país cuenta con más de 200 millones de cámaras en espacios públicos que antes de que el virus se esparciera por todo el mundo eran utilizadas para controlar el comportamiento diario de los habitantes. Si alguien hacía algo considerado perjudicial para la sociedad perdía puntos dentro de un esquema que calificaba su conducta.

Más recientemente estas cámaras, unidas a un sistema de reconocimiento facial, están siendo empleadas para registrar los movimientos y la salud de los residentes de la ciudad de Ruili en la provincia de Yunnan.

Controles

Todos los que pasan por la ciudad necesitan un código de salud y un pase basado en el reconocimiento de su rostro. Los nuevos instrumentos de control fueron implementados como respuesta a un incremento en las infecciones detectadas en la ciudad.

Se controla cuando las personas entran y salen de los mercados, cuando pasan por zonas residenciales o utilizan el transporte público.

Los escáneres utilizados para el reconocimiento facial también controlan la temperatura.

Ruili tiene unos 210 mil habitantes y se ubica en la frontera con Birmania. La mitad de los nuevos casos detectados fueron encontrados en ciudadanos de dicho país.

Preocupaciones

Existe como es de esperar preocupación por el modo en que se manejan los datos. China no es precisamente el gobierno más confiable en este aspecto, aunque casi ninguno lo es.

La policía china ha utilizado anteriormente cascos con cámaras capaces de reconocimiento facial y registro de la temperatura. Lo ocurrido en Ruili no es un completa novedad. La sospecha de que China seguirá utilizando estos desarrollos para otros fines en el futuro es quizás la mayor preocupación para los grupos de derechos civiles.

¡Comparte esta noticia!
 RedUSERS