Lunes, 13 de Diciembre de 2010

¿Por qué HTML5 es el mejor producto tecnológico de 2010?

Un lustro atrás, la Web 2.0 encontraba en AJAX su socio ideal para desarrollarse y crecer. El desembarco de la Web 3.0 mira con mucha simpatía la evolución de HTML5 en su camino para ser estándar y ya lo comienza a adoptar como su estándar de cabecera. Aquí vale la pena hacer una aclaración importante. La Web 2.0 no representó un cambio tecnológico en sí misma, sino que es la evolución lógica de cómo el usuario se relaciona con los contenidos y cómo su rol cambió con el paso del tiempo. Como podemos imaginar, este “fenómeno social” fue respaldado con cambios en los desarrollos de sitios y aplicaciones web, que comenzaron a enfocarse en los usuarios como generadores de contenidos. Así nació la web social y colaborativa en la que convivimos hoy. La Web 3.0 da varios pasos adelante respecto a lo que se conoce como Web 2.0. Uno de estos aspectos viene de la mano de la “semántica”, una de las banderas que enarbola HTML5 en su objetivo de renovación. Para esto, el nuevo estándar aporta mucho, ya que dispone de etiquetas específicamente pensadas para la web semántica que ya está entre nosotros, con algunos ejemplos muy interesantes. Otro de los aspectos relevantes que hicieron que  HTML5 está en boca de todos, es el que lo vincula en una “batalla” con Flash. Varias empresas han apostado fuertemente por HTML5 como la renovación para sitios y aplicaciones web. Y esto ha sido uno de los argumentos que han puesto a HTML5 en el tapete y elevado su fama. Apple ofrece en su navegador y sus dispositivos estrella compatibilidad con HTML5. Google también respalda este estándar comenzando a aplicarlo en algunas de sus herramientas y sitios, como el caso de Chorme y de YouTube. Por su parte, Adobe sigue respaldando el uso de Flash, pero no deja de lado la importancia de HTML5 y ha lazado en el 2010 algunas herramientas para que sus productos tengan compatibilidad con este estándar, como en el caso de los packs para Illustrator y Dreamweaver, entre otros. Más allá de este enfrentamiento, vale la pena decir que HTML5 y Flash pueden convivir si se utilizan con eficiencia en el tipo de desarrollo adecuado para cada uno, pero eso es un tema que da mucha tela para cortar y para ampliar en otro momento. En todo caso, lo importante es el uso adecuado de cada tecnología, dependiendo de la necesidad y el dispositivo o entorno para el cual se necesite desarrollar. Volviendo al eje de la cuestión, el punto clave para el avance de HTML5 tiene un nombre: compatibilidad. En este sentido se ha avanzado mucho en el 2010, ya que la mayoría de los navegadores brinda soporte (parcial) para este nuevo estándar. Es así como Chrome, Safari, Firefox y Opera ya ofrecen soporte para características HTML5. En el caso del navegador de Microsoft, ya se ha adelantado en la primera Beta pública de Internet Explorer 9, en el que HTML5 será parte importante de su evolución, ya que se está poniendo el acento en compatibilizar esta lograr muy buenos resultado con este estándar. Habrá que esperar hasta el 2011 para conocer el resultado final. La web móvil es otra de las grandes beneficiadas con el desembarco de HTML5. Dispositivos de última generación, como los nuevos modelos de iPhone, Blackberry y aquellos que utilizan Android son los que comienzan a aprovechar lo que ofrece HTML5. Las tablets, con iPad como otra de las grandes estrellas de 2010, no se quedan atrás con la compatibilidad. Tanto los dispositivos desarrollados por Apple, como los que se basan en Android, con Chrome como corazón, brindan soporte para HTML5. No hay dudas que, por diversos motivos, en el 2010 HTML5 ha dado un importante salto de popularidad. Por ser un estándar aún en desarrollo, le queda bastante camino por recorrer hasta llegar a ser un estándar definitivo. Pero por todas estas razones, y por algunas más que no me entran en estas líneas, HTML5 ha sido uno de los temas más comentados del año. Y por si esto fuera poco, las tendencias indican que dará mucho más que hablar en el 2011. Por Damián De Luca Twitter: @damiande Damián es Docente, consultor y especialista en desarrollo web. Escribió los libros 101 Secretos de Vista, Hardware Extremo y Webmaster Profesional. También ha colaborado como editor de libros publicados por esta editorial y actualmente se desempeña como editor de contenidos de la revista USERS Digital Design, donde también participa como autor de artículos sobre desarrollo web. Este artículo forma parte de la encuesta ¿Por qué HTML5 es el mejor producto tecnológico de 2010?. ¿Ya votaron? Pueden hacerlo en este vínculo.

Un lustro atrás, la Web 2.0 encontraba en AJAX su socio ideal para desarrollarse y crecer. El desembarco de la Web 3.0 mira con mucha simpatía la evolución de HTML5 en su camino para ser estándar y ya lo comienza a adoptar como su estándar de cabecera.

Aquí vale la pena hacer una aclaración importante. La Web 2.0 no representó un cambio tecnológico en sí misma, sino que es la evolución lógica de cómo el usuario se relaciona con los contenidos y cómo su rol cambió con el paso del tiempo. Como podemos imaginar, este “fenómeno social” fue respaldado con cambios en los desarrollos de sitios y aplicaciones web, que comenzaron a enfocarse en los usuarios como generadores de contenidos. Así nació la web social y colaborativa en la que convivimos hoy.

La Web 3.0 da varios pasos adelante respecto a lo que se conoce como Web 2.0. Uno de estos aspectos viene de la mano de la “semántica”, una de las banderas que enarbola HTML5 en su objetivo de renovación. Para esto, el nuevo estándar aporta mucho, ya que dispone de etiquetas específicamente pensadas para la web semántica que ya está entre nosotros, con algunos ejemplos muy interesantes.

Otro de los aspectos relevantes que hicieron que  HTML5 está en boca de todos, es el que lo vincula en una “batalla” con Flash. Varias empresas han apostado fuertemente por HTML5 como la renovación para sitios y aplicaciones web. Y esto ha sido uno de los argumentos que han puesto a HTML5 en el tapete y elevado su fama.

Apple ofrece en su navegador y sus dispositivos estrella compatibilidad con HTML5. Google también respalda este estándar comenzando a aplicarlo en algunas de sus herramientas y sitios, como el caso de Chorme y de YouTube. Por su parte, Adobe sigue respaldando el uso de Flash, pero no deja de lado la importancia de HTML5 y ha lazado en el 2010 algunas herramientas para que sus productos tengan compatibilidad con este estándar, como en el caso de los packs para Illustrator y Dreamweaver, entre otros.

Más allá de este enfrentamiento, vale la pena decir que HTML5 y Flash pueden convivir si se utilizan con eficiencia en el tipo de desarrollo adecuado para cada uno, pero eso es un tema que da mucha tela para cortar y para ampliar en otro momento. En todo caso, lo importante es el uso adecuado de cada tecnología, dependiendo de la necesidad y el dispositivo o entorno para el cual se necesite desarrollar.

Volviendo al eje de la cuestión, el punto clave para el avance de HTML5 tiene un nombre: compatibilidad. En este sentido se ha avanzado mucho en el 2010, ya que la mayoría de los navegadores brinda soporte (parcial) para este nuevo estándar. Es así como Chrome, Safari, Firefox y Opera ya ofrecen soporte para características HTML5. En el caso del navegador de Microsoft, ya se ha adelantado en la primera Beta pública de Internet Explorer 9, en el que HTML5 será parte importante de su evolución, ya que se está poniendo el acento en compatibilizar esta lograr muy buenos resultado con este estándar. Habrá que esperar hasta el 2011 para conocer el resultado final.

La web móvil es otra de las grandes beneficiadas con el desembarco de HTML5. Dispositivos de última generación, como los nuevos modelos de iPhone, Blackberry y aquellos que utilizan Android son los que comienzan a aprovechar lo que ofrece HTML5. Las tablets, con iPad como otra de las grandes estrellas de 2010, no se quedan atrás con la compatibilidad. Tanto los dispositivos desarrollados por Apple, como los que se basan en Android, con Chrome como corazón, brindan soporte para HTML5.

No hay dudas que, por diversos motivos, en el 2010 HTML5 ha dado un importante salto de popularidad. Por ser un estándar aún en desarrollo, le queda bastante camino por recorrer hasta llegar a ser un estándar definitivo. Pero por todas estas razones, y por algunas más que no me entran en estas líneas, HTML5 ha sido uno de los temas más comentados del año. Y por si esto fuera poco, las tendencias indican que dará mucho más que hablar en el 2011.

Por Damián De Luca
Twitter: @damiande
Damián es Docente, consultor y especialista en desarrollo web. Escribió los libros 101 Secretos de Vista, Hardware Extremo y Webmaster Profesional. También ha colaborado como editor de libros publicados por esta editorial y actualmente se desempeña como editor de contenidos de la revista USERS Digital Design, donde también participa como autor de artículos sobre desarrollo web.


Este artículo forma parte de la encuesta ¿Por qué HTML5 es el mejor producto tecnológico de 2010?. ¿Ya votaron? Pueden hacerlo en este vínculo.

Últimos lanzamientos Ver más

  • Pingback: Navegadores frente a frente: soporte para HTML5 • Noticias Informática()

  • Pingback: RedUSERS | Navegadores frente a frente: soporte para HTML5()

  • Por qué? Porque no hubo absolutamente nada más.

  • Xergio

    Estoy de acuerdo con la nota, quizás HTML5 no haya sido muy relevante este año, pero seguramente lo será los próximos.
    HTML5 FTW!

  • Diego

    ¿Por que se sigue usando el html para hacer la mayor parte del código si se puede usar un software como Adoble Flex para realizar sitios web con una mejor calidad que la que puede proporcionar el html?

    • Nacho

      Lo peor que nos puede pasar es depender de la tecnología brindada por una sola empresa.

      Me alegra mucho que los estándares hayan pasado al frente y dejar de depender de decisiones caprichosas que a veces poco tienen que ver con el avance en sí.

  • Realmente en el momento en que los principales navegadores empiecen a soportar todo el estándar (actualmente soportan un poco mas de la mitad), la web va a sufrir un cambio considerable y vamos a empezar a ver muchas aplicaciones web que no van a tener mucho que envidiarle a las de escritorio.