Viernes, 24 de Agosto de 2018

Intel intervino para que Microsoft no usara chips ARM en la Surface Go

La firma de Redmond pensaba usar unidades Snapdragon en su nueva laptop, pero finalmente se decidió por los Pentium Gold.

Microsoft lanzó su nueva Surface Go a principios de este mes con un procesador Intel Pentium Gold en su interior. Ha sido uno de los principales puntos de atención para las discusiones sobre rendimiento y movilidad del equipo, y muchos se han preguntado por qué Microsoft no optó por los procesadores Snapdragon de Qualcomm u otras opciones con diseño de ARM. Paul Thurrott, periodista especializado en el mundo de Microsoft, aseguró que la compañía quería usar un procesador ARM para su Surface Go, pero que Intel intervino para que no lo haga.

Según los informes, Intel “solicitó a Microsoft en gran medida” el uso de sus procesadores Pentium Gold en lugar de los ARM. No está claro por qué Microsoft no siguió adelante con sus planes, pero todo indicaría que esos chips simplemente no tienen aún el rendimiento y la compatibilidad para que rivalice con Intel en las computadoras portátiles. La firma de Redmond, sin embargo, ha estado trabajando arduamente para mejorar esto, a pesar de las amenazas de Intel, que declaró que demandaría a competidores como Qualcomm si intentan emular la arquitectura del conjunto de instrucciones x86.

Los nervios de Intel están en parte justificados, ya que la unión entre Windows y ARM parece inevitable. Los nuevos dispositivos con procesador Snapdragon 850 de Qualcomm debutarán a tiempo para la temporada de navidad, pero un nuevo chip con aún más mejoras de rendimiento estará disponible a principios del próximo año. ARM también presentó una hoja de ruta de dos años para sus diseños de procesador recientementes, y dio a conocer una CPU Cortex-A76 a principios de este año, que ofrecerá un rendimiento de clase portátil pero consumiendo menos energía, como lo hacen los teléfonos inteligentes.

Por otro lado, Microsoft también está impulsando los diseños de servidores ARM, lo que amenaza el dominio de Intel en los centros de datos. La firma de Silicon Valley ha estado luchando por avanzar hacia su próxima generación de procesadores Cannon Lake de 10nm, con la producción en masa de los chips ahora programada para 2019 en lugar de finales de 2018 como se planeó originalmente.

Vía: TheVerge

Últimos lanzamientos Ver más