VIE, 14 / MAY / 2021

El gobierno argentino impulsó y luego abandonó una iniciativa para monitorear la opinión pública en medios digitales

La idea era realizar un seguimiento del modo en que aparecían y eran tratados el gobierno y sus medidas en una gran variedad de canales y plataformas. A la licitación solo se presentó una plataforma, se le asignó el trabajo pero luego se dio marcha atrás porque no ofrecía garantías técnicas.

Hace un mes el gobierno argentino hizo público el llamado a licitación para la creación de un servicio de seguimiento y monitoreo de los medios y contenidos digitales. La idea era armar informes para la Secretaria de Comunicación y Prensa.

Entre los espacios a observar se encontraban las redes sociales, los foros de discusión, las plataformas digitales y otros contenidos de interés. El lector podrá observar que si se siguen estos lineamientos básicamente cualquier sitio en Internet o canal de comunicación queda incluido. Incluso los comentarios en los portales de noticias eran objetos de estudio.

Los informes tenían como objetivo evaluar el modo en que el gobierno y sus medidas eran tratados en los medios, como se las posicionaba, quienes consumían el contenido, los cambios semanales y mensuales en estas relaciones y elaborar recomendaciones.

Habitual pero quizás en un mal momento

Este tipo de seguimientos y evaluaciones son un trabajo habitual para las consultoras de imagen. Las empresas y los partidos políticos utilizan sus servicios. Muchos países también mantienen un seguimiento sobre imagen y opinión pública.

La aprobación de una iniciativa como esta o si el momento en que se la impulsa es correcto o no es algo que dejamos al criterio de cada quien. Y de hecho nos gustaría conocer tu opinión.

Entre las opciones contempladas en el pedido original están los informes especiales vinculados a casos impactantes y crisis. La contratación era por un año. Esto nos lleva a pensar que uno de los principales objetivos era evaluar la opinión de las personas sobre el gobierno frente a la pandemia. Aunque todo esto puede ser solo una casualidad.

Fracaso

A la licitación se presentó una sola empresa. Lo cual por supuesto siempre es poco conveniente. A pesar de esto se le adjudicó la licitación a Catapulta Digital SRL por un monto de ARS 21,6 millones.

El 26 de Abril se recomendó desestimar esta elección dado que la empresa no ofrecía las garantías técnicas para llevar a cabo la tarea.

Finalmente el gobierno decidió no seguir adelante con esta iniciativa, al menos por ahora.

¡Comparte esta noticia!
 RedUSERS