Far Cry 5 - RedUSERS

Far Cry 5

Esta entrega del conocido shooter no trae muchas novedades jugables con respecto a las anteriores, pero nos traslada al mundo abierto más grande que vimos alguna vez en la saga
Viernes, 6 de Abril de 2018
Review: Far Cry 5 Esta entrega del conocido shooter no trae muchas novedades jugables con respecto a las anteriores, pero nos traslada al mundo abierto más grande que vimos alguna vez en la saga

Con Far Cry 5, la diversión llega con sobredosis. La gran novedad de todo el asunto, que viene aparejada con una pizca de controversia, es que, por primera vez, jugamos un Far Cry ambientado en conflictos de la vida real. Atrás quedaron las locaciones exóticas y, ahora, en Hope County, Montana, Estados Unidos, hacemos frente a una secta apocalíptica de fanáticos, conocida como La Puerta del Edén. ¿Qué tan grande es el juego más esperado del primer trismestre del año?

Hope County: tierra de sectas y corrupción política

Es sabido que ningún juego de la saga Far Cry guarda relación con el otro en términos de argumento. Sin embargo, hay un elemento que une a todas las entregas y eso es el planteo de la historia: siempre nos sitúan en un ambiente agreste, un territorio aislado de la civilización, comandado y dominado por un tirano a quien debemos derrotar. En el caso de esta quinta entrega numerada, el villano principal es Joseph Seed, el líder de la secta, a quien podemos definir como un lunático que se autoproclama mesías. Este padre de los santitos no está solo, sino que tiene a tres secuaces que guardan el territorio. John, Faith y Jacob dirigen las tres grandes regiones en las que se divide el enorme mapa de Hope. Los jugadores deberemos hacer frente a cada uno de ellos de manera individual antes de poder vérnosla cara a cara con Joseph.

 

Far Cry 5 nos da la libertad de elegir el orden de los sucesos de la historia. Si bien no tenemos injerencia directa en los sucesos, es decir, no tomamos decisiones argumentales, queda a nuestro criterio si primero queremos vérnosla contra Faith o contra John. Hay más de 130 misiones y no es necesario completarlas todas para terminar el juego. Lo que hay que saber es que, a pesar de que elegimos qué misión completar y cual no, habrá puntos en los que la aventura se torne lineal y hasta repetitiva. Los tres líderes de región nos secuestrarán en más de una ocasión y liberarnos de sus garras siempre implica escapar de algún bunker, con alguna secuencia de shooter pasillera que deja gusto a poco. Sin dudas, los momentos en que mejor funciona Far Cry 5 son aquellos en los que nos dejan ser libres.

El mapa es abierto y tiene todos los puntos desbloqueados desde el principio. Gracias a esto, la sensación de descubrimiento al explorar es, quizás, la más gratificante de todos los juegos de la saga.

Pura aventura, frenetismo y diversión

Lo más atractivo de Far Cry 5 es que es muy fiel a las bases de la saga: los tiroteos, la acción y la aventura en mundo abierto están a la orden del día. Se lo puede criticar por ser más cómodo en el diseño que sus entregas anteriores. En otras palabras, innova muy poco en relación a sus antecesores y luego de una decena de horas, comenzamos a sentir que algunas misiones son muy parecidas entre sí. Con esto y todo, Far Cry 5 se antoja muy divertido y hasta adictivo. Hay tanto para hacer en Montana, tantos paisajes y bunkers que descubrir, que pasarán un buen puñado de horas hasta que te aburras. El sistema de progresión, sencillo e intuitivo, basado en puntos de talento con los que desbloqueamos habilidades para el protagonista, nos motiva a completar desafíos y a visitar cada punto del mapa.

Los aficionados a la serie encontrarán un juego más que correcto, aunque tal vez echarán de menos un sistema de crafteo más complejo. En Far Cry 5 la fabricación de objetos está limitada a explosivos y consumibles bastante prescindibles, que aumentan nuestra resistencia o velocidad por tiempo limitado. Si bien es cierto que las dinamitas y los molotov son cruciales para sobrevivir los combates, el resto de los fabricables casi que podrían no estar. La caza y la pesca también están simplificadas ya que el único provecho que podemos sacarle es económico, vendiendo peces y pieles en distintos puestos.

Yo soy tu amigo fiel

Es hora de indagar en el sistema de compañeros de Far Cry 5. Como ya vimos en entregas anteriores, en este nuevo juego también podremos recorrer el mundo junto con hasta dos aliados. Estos pueden ser tanto miembros de la resistencia que encontramos es muchísimos puntos del mapa como animales, muy al estilo de Far Cry: Primal.

Asimismo, el juego dispone de nueve aliados especialistas (tres por región), a quienes desbloqueamos completando una misión particular. De esta forma, por ejemplo, gracias al simpático perrito Boomer se nos hará más fácil divisar enemigos desde lejos y encontrar provisiones. Sin dudas, el compañero más insólito es Cheeseburger, un oso pardo domesticado que atraviesa puertas y ataca sin que se lo pidamos a todo miembro de la secta que vea.

La cooperación con los aliados controlados por la IA está bien implementada. Lo que se echa de menos es un poco más de profundidad en estos personajes secundarios, que bien nos acompañan durante todo el juego, pero que apenas nos generan empatía.

Aun así, el verdadero provecho a las carreteras, los ríos y los cielos se los sacaremos en compañía de un amigo. Como no podía ser de otra forma, Far Cry 5 incorpora un modo multijugador que permite jugar la campaña en cooperativo. También incluye un Modo Arcade multijugador que es un sandbox con todas las letras. Jugando con un amigo, también podremos contratar un personaje controlado por la IA que nos siga a todas partes, ¡y listo! En compañía, con un mapa tan grande, la destrucción y la diversión se elevan a otro nivel.

Cuestiones técnicas

En lo que respecta al apartado técnico, Far Cry 5 no padece del síndrome Ubisoft de los videojuegos llenos de bugs, pero sí tiene algunos aislados que resultan molestos. La IA enemiga si deja bastante que desear, errática por donde se la mire. Los “santitos” pueden ser muy tontos o maquinas letales que nos ven a través de una pared. Casi que no hay punto medio.

 

Visualmente es un título que cumple con lo correcto. No tiene el detalle gráfico de los juegos más vistosos de esta generación, pero no lo necesita tampoco. Los escenarios tienen un mayor esplendor que los modelados de los personajes y, en definitiva, por dicha razón es todo un deleite transitar esos paisajes de Montana.

Lo shooter te sienta bien

Far Cry 5 resulta ser un título divertido con mecánicas de combate sólidas que gustará mucho a los seguidores de la saga. Flaquea en algunos puntos técnicos, pero la experiencia no se ve arruinada por ello. La crítica más grande que podemos hacerle es que hubiésemos preferido que se tome más en serio. Las temáticas que aborda, como el abuso del poder, la corrupción y la tenencia indiscriminada de armas, son importantes y actuales, pero no las toca en profundidad. Terminan ahogándose en una jugabilidad entretenida y llamativa, pero que no acompaña al ritmo narrativo del título. En definitiva, aunque Joseph no sea un villano tan pregnante como Vaas Montenegro de Far Cry 3, la lucha contra sus santitos nos atrapa desde el principio. El vicio está garantizado por horas y horas.

 

Puntaje: 7.5

Pros: 

+ Un mundo abierto inagotable que trasmite misterio y libertad por todos sus rincones

+ Multijugador bien implementado y Modo Arcade explosivo

+ El mundo está “desbloqueado” desde el inicio: nosotros elegimos el ritmo de la historia

Contras:

– Los villanos tienen motivaciones muy pobres

– Se mete con temas serios, pero no los aborda en profundidad

– La IA de los enemigos va para atrás

– Hay bugs bastante tediosos

Requisitos mínimos en PC: 

OS: Windows 7 SP1 / Windows 8.1 / Windows 10 (64-bit)
Procesador: Intel Core i5-2400 @ 3.1 GHz / AMD FX-6300 @ 3.5 GHz
Memoria: 8 GB RAM
GPU: NVIDIA GeForce GTX 670 / AMD R9 270
Espacio en disco: 40 GB

Florencia Orsetti
RedUSERS Labs
orsettiflorencia@gmail.com

Galería de Imágenes

Últimos lanzamientos Ver más

  • Lionel Kraft Zaballa

    O sea, como otros de antes un embole de lo repetitivo…