MAR, 15 / DIC / 2020

Disney World dejará de agregar máscaras a las fotos de los visitantes

El parque reabrió sus puertas a medidados de año. Durante un tiempo las fotos tomadas en los recorridos de las montañas rusas fuero modificadas para corregir la irresponsabilidad de las personas.

En julio de este año Disney World reabrió sus puertas bajo estrictas medidas de seguridad debido a la pandemia. En esos momento el estado de Florida experimentaba un importante aumento de los casos registrados.

No es necesario aclarar que la decisión fue polémica y aún hoy es cuestionada.

El problema para cualquier parque de entretenimientos es que aunque sus protocolos sean los adecuados depende de la buena voluntad de los visitantes para que muchos de ellos sean efectivos. Tal es el caso del uso de las máscaras.

Para la foto

Disney tiene para sus montañas rusas una opción que le permite a los visitantes comprar una foto tomada de forma instantánea en un tramo del trayecto. Generalmente en un espacio de caída más o menos emocionante.

Las fotografías se venden a un precio elevado.

El problema ha surgido al realizar capturas y descubrir que en muchas ocasiones los participantes no estaban utilizando las máscaras. La primera respuesta de la empresa fue que si una sola de las personas incumplía con la norma nadie podría descargar la imagen o imprimirla.

Esto por supuesto irritaba a otros que si utilizaban las máscaras.

Realidad y “photoshop”

La solución de Disney ante este conflicto fue agregar las máscaras en los rostros de los infractores a través de la edición digital. Los resultados, sea cual sea el método empleado, no han sido demasiado buenos. Las máscaras en muchos casos parecían pegatinas de un servicio de streaming de video.

Más recientemente Disney ha anunciado que ya no modificará las fotos pero seguirá esperando que los visitantes utilicen máscaras salvo cuando estén comiendo o bebiendo en un puesto indicado a tales efectos.

La empresa no ha aclarado si volverá a su política anterior. Lo que parece cierto es que un mal trabajo de edición no solo no arregla el problema de seguridad, sino que pone más en evidencia los riesgos que supone concurrir al parque.

Y también hace ver a la empresa como queriendo ocultar la realidad.

No se puede photoshopear la realidad, o al menos no de una manera tan burda.

¡Comparte esta noticia!
 RedUSERS